UANLFCB, UANL
Cuerpo Académico de Acarología y Entomología FCB-UANL
Forma de Citar este Artículo                                                                                                                                                       

5.- Arce-Martínez, S., Rodríguez-Ceballos D., Garza-Cabrales, J.E., Núñez-Ramírez, F.F. (2017, Enero 01). Paratransgénesis: Simbiontes al ataque. Artrópodos y Salud. Pág 28-37. http://artropodosysalud.com/Publicaciones/No7-Ene2017/No5.html.

Información sobre fiebre amarilla

 

 

Información extraída de la publicación de OPS- Guía práctica para el Control de la fiebre amarilla

 

¿Qué es?

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica vírica transmitida por los mosquitos que es endémica en las zonas tropicales de África y América del Sur. El vector del virus de la fiebre amarilla en el ciclo de transmisión urbana de una persona a otra es Aedes aegypti, mientras que en el ciclo selvático de transmisión de un mono a otro y accidentalmente de un mono a una persona intervienen distintas especies de mosquitos.

No todos los mosquitos contagian la fiebre amarilla, sólo aquellos que previamente han picado a un individuo enfermo. Se llama fiebre amarilla, porque a muchos de los que se enferman se les pone la piel de ese color.

Alrededor del 90% de los casos anuales de fiebre amarilla, estimados en 200 000, se producen en África, donde los brotes son frecuentes y la transmisión es tanto de ciclo urbano como selvático. En América del Sur predomina la fiebre amarilla selvática, como el que está sucediendo en Brasil en este momento.

¿Cómo se transmite?

En el ciclo natural selvático la trasmisión se da entre los monos y los mosquitos y entre mosquitos infectados y humanos.

En el ciclo de transmisión urbano, inicia si una persona infectada viaja a una ciudad donde está presente el mosquito Aedes aegypti comienza el ciclo de transmisión. O sea, la persona que ha adquirido la infección en la selva se desplaza durante la fase en que el virus circula en su sangre (viremia) hacia centros urbanos con elevada densidad de Ae. aegypti, y ahí es picada por este vector que, a su vez, transmite el virus a otra persona susceptible, estableciéndose de esta forma la cadena de transmisión de la enfermedad en el medio urbano.

La gran diseminación y alta densidad de Ae. aegypti, unida al mayor desplazamiento de personas hacia diferentes zonas de la Región, son factores de riesgo de reintroducción de la fiebre amarilla en las zonas urbanas de las Américas. La prevención de la fiebre amarilla selvática solamente es posible por medio de la vacunación.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas iniciales pueden ser similares a los de una gripe e incluir fiebre, dolor de cabeza, vómito y dolores musculares. A medida que la enfermedad progresa, sangran las encías y la orina también contiene sangre. El paciente puede también sufrir ictericia (coloración amarilla de la piel).

¿Cuál es el tratamiento?

No hay un tratamiento específico para la enfermedad. Solamente se tratan los síntomas. Por eso es importante que concurra a un Centro de Salud ante la sospecha. Allí le serán indicadas las medidas adecuadas a cada caso. No se automedique, porque los antifebriles de uso habitual pueden ser extremadamente perjudiciales.

¿Cómo puede prevenirse?

Quienes vivan en una zona de riesgo deben estar vacunados. La vacuna contra la fiebre amarilla es segura y efectiva. Para personas mayores de 60 años debe evaluarse la necesidad real según exposición a área de riesgo. La protección de la vacuna comienza 10 días después de la aplicación.

En nuestro país, el Ministerio de Salud aconseja aplicarse la vacuna por lo menos 10 días antes del viaje, en especial si el itinerario incluye visitar áreas naturales. Quienes ya la hayan recibido, no deberán volver a aplicársela. Una sola dosis de la vacuna aprobada por la OMS protege de por vida.

Es importante evitar las picaduras de mosquito utilizando repelentes, ropas claras y de mangas largas y pantalones largos. 

Evitar permanecer en espacios abiertos durante las horas donde hay más mosquitos: desde el atardecer hasta entrada la noche.

Usar repelente en abundancia y renovar la aplicación según el tipo y concentración del mismo utilizado, especialmente si se estuvo en contacto con agua o si se transpiró en abundancia.

Evitar la reproducción de los mosquitos, vaciando todos los envases que acumulan agua.

Los monos también se enferman de fiebre amarilla, y a veces son los primeros en enfermarse. Por eso si vemos monos muertos o enfermos, debemos informar al Centro de Salud.

Monitoreo 

El Ministerio de Salud, a través de su División Epidemiología, lleva a cabo un monitoreo periódico de la evolución de casos de Fiebre Amarilla en Brasil. A partir de los boletines epidemiológicos remitidos por el Ministerio de Salud de Brasil y de la Organización Panamericana de la Salud, se actualiza el mapa de riesgo conteniendo las zonas donde la vacunación es recomendada.

La recomendación actual del Ministerio es que las personas que viajen a Brasil consulten con antelación si requieren vacunarse contra la Fiebre Amarilla.

Más información: 

OPS | Fiebre amarilla

OMS | Fiebre amarilla 

OMS | Documento de posición sobre la vacuna contra la fiebre amarilla

http://www.paho.org/uru/index.php?option=com_content&view=article&id=1246:informacion-sobre-fiebre-amarilla&Itemid=340.